El maravilloso mundo de las colas

Cómo hacerte con un iPhone 6S y no morir en el intento.

iOSXtreme

iOSXtreme

Ya son parte de la literatura universal. Las hacemos casi sin pensar, de manera natural, como un comportamiento inherente a nuestra condición de ciudadanos civilizados. Son, además, parte de nuestra educación. Sin ellas, poco sabríamos sobre la paciencia y el respeto. Y aún así, las seguimos olvidando. No es hasta que las vemos venir que no esbozamos una sonrisa, impulsados por unas ganas irrefrenables de entrar en el divertido juego de esperar y no desesperar.

Sigo sin entender por qué hay gente que paga por saltarse las colas. Ya sea pagando un billete de acceso prioritario para el avión, un fast-pass para el parque de atracciones o una reserva online para subir a lo alto de la Torre Eiffel.

Las colas nos hacen humanos. De hecho, no hay nada más humano que enterarte de la conversación de una hora de quien tienes detrás o recrearte con el dulce olor a Varón Dandy del hombre de delante. Y qué decir de las abuelas despistadas que inocentemente ejercen su derecho a situarse a cualquier altura de la cola. Son, cuando menos, adorables.

Pero hay algo todavía más emocionante sobre las colas: que haya dos. Es interesante ver cómo -de manera totalmente ordenada- tendemos a escoger una u otra en función de un estudio previo de nuestras preferencias. Porque sabemos que, desde el momento en que hemos hecho nuestra elección, la cola opuesta empezará a avanzar a un ritmo vertiginoso. Tan vertiginoso que tú y tus compañeros de cola no tendréis más opción que convertiros en espectadores de lo que algunos llaman justicia.

Sí, nuestro día a día está lleno de colas. De menor o mayor tamaño, pero están ahí. Nos esperan  en el bus, en el supermercado, en la zona de embarque, en el Dragon Khan, la Sagrada Familia o el Museo del Prado. No podemos escapar a su encanto a no ser que decidamos pagar –y mucho– por perderlas de vista. Lo que mucha gente se atrevería a llamar un acto de cobardía.

Este viernes 9 de octubre, el iPhone 6S llega a España. Y con él, las kilométricas colas a las puertas de las Apple Store. Este año, nuestros glovers en Madrid y Barcelona están listos para esperar colas. Si tú también eres de los que no pueden esperar (ni las colas ni por el iPhone), haz tu pedido a través de Glovo antes del viernes a las 9:30 y sáltatela.

Tú pide, nosotros vamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s